¿Cuándo se hace una endodoncia?

Dentro de las ramas de la odontología, existe una en particular que se encarga del nervio y la zona pulpar dentaria y cavidad restante, a esta se le conoce con el nombre de endodoncia.

El objetivo central de este tipo de tratamientos odontológicos, es la preservación de la pieza dental, a objeto de no recurrir a la colocación de prótesis; desde el punto de vista de estética dental, podría representar una alternativa, no obstante, el costo suele ser incluso superior al intento de preservar la pieza.

Conozcamos más acerca de este importante tratamiento dental que, aporta soluciones efectivas a las recurrentes inflamaciones y rubor focalizado producto del arduo dolor que ocasiona una pieza dental infectada. Bienvenidos (as)

¿Cuándo se hace una endodoncia?

Cuatro casos por los que se realiza una endodoncia

A detallar:

  1. Caries dental profunda

Toda pieza dental cuenta con un nervio que es el responsable de llevar la innervación a los molares, premolares y caninos inferiores o anterioinferiores (cuando se trata de los incisivos).

La afección del nervio dentario, puede llegar a ocasionar alteraciones de la sensibilidad por exceso o por defecto, es decir, por ingesta de frío o calor o, simplemente nada.

Se aplicará tratamiento de conducto con la técnica de endodoncia, cuando el nervio alveolar inferior o superior, se ve inflamado hasta el punto de expresarse a nivel físico, enrojecimiento e inflamación de la piel.

La endodoncia en consecuencia, se trata de extraer la pulpa dañada y eliminar la cavidad pulpar y conductos radiculares, para luego ser rellenados de material biocompatible.

 

  1. Caries dental por afectación

Existen algunos tipos de traumatismo que logran afectar por defecto la pieza dental; cuando esto ocurre, se presenta inflamación en el área de encías, a consecuencia de la acumulación de placa y bacterias (residuos de alimentos), no removibles con el cepillo dental.

Cuando se trata a tiempo la pérdida de alguna parte del material dentario, es relativamente sencillo su reposición, pero, cuando tal socavamiento ha sido lleno de partículas de alimentos, puede llegar a ampliarse y llenarse de materia bacteriana incluso, generar la formación de accesos.

 

  1. Necrosis de la pulpa dental

Se refiere al deterioro de una pieza dental, la cual va acompañada de inflamación severa del nervio.

Este tipo de patologías, suele restar la operatividad al nervio, inhibiendo su función de señales como dolencias o molestia. De allí, la necesidad de revisión odontológica con regularidad.

La reacción a bebidas frías o alimentos muy calientes, puede ayudar a identificar la posible aparición de necrosis pulpar.

Una necrosis dental también puede hallar sus orígenes en:

  • Caries no tratadas a tiempo
  • Traumatismos

Ahora bien, ¿Qué pasa si no se atiende este tipo de patologías? Las consecuencias pueden ser más agudas aún, algunas de ellas se detallan a continuación:

  • Abscesos (con supuración purulenta)
  • Sinusitis
  • Periodontitis
  • Pérdida del hueso o material óseo

 

  1. Placa cariogénica

Lo más común en una cavidad bucal, es la formación de placa, cuando este tipo de manifestaciones no es tratado con la divida limpieza dental semestral o anual, se van formando mayor capa o espesos, causando un sin número de afecciones tanto dentarias como a nivel de encías.

La acumulación de la placa, genera la proliferación de ácido láctico el cual corroe el esmalte de las piezas dentales ocasionando caries de diversas profundidades.

Algunas recomendaciones para trabajar diariamente este tipo de efectos regulares en la dentadura son:

  • Cepillado correcto, barriendo las piezas según su dirección opuesta
  • Ampliación del hilo dental de forma regular, recordar que, el cepillo no alcanza zonas específicas que el hielo sí.
  • Utilizar enjuagues bucales, a fin de remover partículas que de adhieren a las encía y lengua, ocasionando deterioro y secreción e ácidos dañinos.

 

 

 

 

 

 

  • Leave a Comment